MORFOLOGIA NOMINAL
DEL QUICHUA SANTIAGUEÑO
 
 
 INTRODUCCION

 La morfología nominal del quichua santiagueño (QS), comprende los procesos de flexión y de derivación. Los procesos flexivos de persona y de número de que son objeto los temas nominales alcanzan  su  mayor  grado  de complejidad  cuando se requiere pluralizar el objeto poseído y la persona posesora simultáneamente, situación en la que el QS se aparta de la norma común al subgrupo QII-C.   En cuanto al proceso de flexión de caso,  el QS hace uso de un sistema idéntico al descripto por Cerrón Palomino (1987: 270) pero con algunas particularidades que serán mencionadas en el presente capítulo.
 Los procesos de derivación comprenden la nominalización denominativa y la nominalización deverbativa y presentan características comunes al resto  de los dialectos del subgrupo QII-C.  Al sistema  de  sufijos comunes al subgrupo, el  QS agrega el sufijo causal  _pata   y un número importante de derivadores que incluye aumentativos, diminutivos y despectivos. Como contrapartida, no registra sufijos aún vigentes en otros dialectos, como el diminutivo  _cha  ni el privativo _naq ; este último sufijo parece haber sido conocido en Catamarca en el siglo pasado, de acuerdo con Nardi (1962: 228).

MORFOLOGIA NOMINAL

 La morfología nominal comprende los siguientes casos que afectan a las raíces y temas nominales:
 
 

PROCESO DE FLEXION DE PERSONA

 Este proceso se refiere a la marca de posesión del objeto referido por la raíz o tema nominal. En el QS, al igual que en el resto de los dialectos  del  grupo  QII,  está  representada  por  los  sufijos  _y,   _yki, _n  correspondientes a 1ª, 2ª y 3ª persona, respectivamente. Cuando la raíz o tema acaban en consonante, se inserta previamente el morfema vacío _ni_  para evitar la formación de haces consonánticos no permitidos. Así se obtiene, por ejemplo:
 

allqo_y mi perro         sipas_ni_y mi muchacha
allqo_yki tu perro         sipas_ni_yki tu muchacha 
allqo_n su perro         sipas_ni_n su muchacha
 Cabe señalar que es frecuente el fenómeno de elisión de la semiconsonante /y/ en posición intervocálica cuando se utiliza el conectivo _ni_.  Por ejemplo: atoq_ni_y_an  >   atoq_ni_an      ‘con mi zorro',  donde _an   es la marca del caso instrumental.
 Otro aspecto digno de señalar es la variación  morfofonémica   /e/ < /i/  en  proximidad del fonema postvelar  /q/. Por ejemplo:
 
 warme_y_qa  <   warmi_y_qa  mi mujer 
 atoq_ne_n_qa  <   atoq_ni_n_qa  su zorro
 wasi_yké  <   wasi_yki_qa  tu casa
 La acentuación aguda del último ejemplo es la consecuencia de la  supresión del marcador de tópico  _qa  (cf. Bravo 1965a: 27, Cerrón Palomino 1987: 395).

PROCESO DE FLEXION DE NUMERO

 La oposición entre singular y plural se obtiene marcando el nombre por medio de  _s  (el  plural castellano) si el nombre termina en vocal,  y por medio de _kuna  si aquél termina en consonante.  Así se obtiene, por ejemplo:

qari_s             los hombres
qollur _kuna   las estrellas

 La  pluralización de los pronombres de 2ª y 3ª  persona siguen  el  patrón regular mediante   _kuna :    qam_kuna  ‘ustedes’, pay_kuna   ‘ellos/ellas’.   La  1ª  persona inclusiva  se  marca  mediante  _nchis  dando: noqa_nchis  ‘nosotros (incl.)’  y la  1ª persona exclusiva mediante la marca de 1ª persona  _y  y el pluralizador  _ku,  dando: noqa_y_ku  ‘nosotros (excl.)’.
 La forma exclusiva de la 1ª persona plural hace referencia al hablante y a otra u otras personas “excluyendo” de su significado al oyente u oyentes. La forma inclusiva  “incluye” en su significado al hablante y al oyente u oyentes.
 Para la pluralización de las personas posesoras se mantiene el siguiente mecanismo: el  plural de  la 1ª persona posesora inclusiva se obtiene mediante la adición  de _nchis;  para la pluralización de la 1ª persona exclusiva y para la 3ª se emplea  _ku ,  y para la 2ª se adiciona  _chis  inmediatamente después de las marcas de persona.  Así se tiene, por ejemplo:
 

pichana_nchis la escoba nuestra (inclusivo)
pichana_y_ku  la escoba nuestra (exclusivo)
pichana_yki_chis la escoba de ustedes
pichana_n_ku la escoba de ellos/ellas
donde los sufijos flexivos aparecen adheridos al tema  picha_na  ‘escoba’ derivado de la raíz verbal  picha_ ‘barrer’ mediante el instrumentalizador  _na.

 En el caso de la 2ª persona, se ha registrado en algunos hablantes la reducción del pluralizador  _chis  a la forma  _sh   [1]obteniéndose:

 chakra_yki_sh           la chacra de ustedes
 Para pluralizar el objeto poseído, el quichua santiagueño se aparta de la norma común a la mayoría de los dialectos del grupo QII  ya que, en general, primero pluraliza el objeto poseído y luego la persona, presentando en el caso de la 3ª persona algunas variantes. Los siguientes ejemplos corresponden a casos de objeto poseído en plural y persona posesora en singular:  Cuando se requiere pluralizar a ambos, objeto poseído y persona posesora,  se aplica la siguiente regla:  primero se pluraliza la raíz o tema mediante _s  o  _kuna  según termine en vocal o consonante, respectivamente; luego se coloca la marca de la persona posesora y a continuación el sufijo pluralizador correspondiente. Por ejemplo:
 
pana_s_ni_y_ku  las hermanas nuestras (exclusivo)
pana_s_ni_nchis las hermanas nuestras (inclusivo)
weqe_s_ni_yki_ch las lágrimas de ustedes
atoq_kuna_yki_chis los zorros de ustedes
 Pero cuando la persona posesora es la 3ª, además de la forma regular (de acuerdo con la regla precedente) que sería:
sonqo_s_ni_n_ku      los corazones de ellos/ellas

el  hablante suele utilizar una forma optativa en la que el sufijo _kuna  pluraliza a ambos, objeto poseído y persona posesora, obteniéndose:

sonqo_n_kuna      los corazones de ellos/ellas   [2] 

 Otros ejemplos del mismo caso:

expresiones que podrían hacer pensar que para la 3ª persona no se admite la presencia simultánea de ambos pluralizadores; sin embargo, el hablante también utiliza estas expresiones con idéntico significado: las  cuales serían las mismas formas regulares en las que el hablante ha  sustituído _n_ku   por  _n_kuna,  fenómeno muy frecuente en las formas  verbales con flexión de subordinación donde intervienen los sufijos  _pti, _na _sqa  que admiten las referencias personales nominales.

 Por último, cabe mencionar que es posible encontrar la  duplicación del  plural mediante el sufijo quechua  _kuna  y el plural castellano _s,  en expresiones tales como:

donde la raíz o tema flexionado con  _s  recibe el refuerzo de  _kuna   (cf. Bravo, 1965a: 157).
 
 
 

 

 (Sigue en  Página 2 )
 
Home Page            Página 1        Página 2        Página 3


Copyright by Jorge Alderetes 1997                                                     e-mail:  adilq@hotmail.com
 Dirección Nacional del Derecho de Autor Registro Nº321854
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 



[1] Tal como se señaló en el Cap.II, Sección 2.3 p.119, en algunas zonas también se registra la reducción de _chis  a _ch.  Por ejemplo, el verbo defectivo akuychis  se pronuncia también: akuych(regresa a Texto Principal) 

[2] Al interpretar a  _n  como marca de 3ª persona,  el  hablante  automáticamente busca  la  concordancia  de  persona entre sujeto y  verbo,  por  ello,  la  expresión  sonqo_n_kuna   ka_ra   significa en realidad: “sus corazones eran”.  (regresa a Texto Principal)