EL QUICHUA SANTIAGUEÑO:
SITUACION GEOGRAFICA, HISTORICA Y LINGUISTICA

INTRODUCCION

 El quichua santiagueño constituye una de las dos variedades dialectales quechuas [1] que aún se hablan en el Noroeste Argentino (NOA). Es el testimonio vivo de la extraordinaria difusión que alcanzara el idioma oficial del antiguo imperio del Tahuantinsuyo, una de las civilizaciones más portentosas del continente. Su vigencia, a pesar de la sistemática campaña de eliminación a través de la instrucción pública, es motivo de asombro para algunos y de legítimo orgullo para otros. Aunque el quichua se habló en todo el NOA hasta hace un siglo atrás, la variedad santiagueña ha quedado confinada a una región que ya no guarda continuidad territorial con el área actualmente ocupada por el resto de la familia quechua.

 
 Se estima entre 140.000 y 160.000 el número de quichuahablantes en la República Argentina, todos ellos bilingües, pero no se dispone de datos precisos por cuanto los censos y relevamientos oficiales omiten deliberadamente toda referencia a la diversidad lingüística que realmente existe en el país, no sólo por causa de la cosmovisión europeísta  que impera en los centros de poder, sino también porque es una manera de ocultar  la dramática situación social, económica y cultural a la que fueron sometidos los descendientes de los antiguos pobladores de estas tierras. Tobas, matacos, chiriguanos y mapuches son algunos de los catorce grupos étnicos que habitan el suelo argentino y que aún hoy sufren las consecuencias de un etnocidio desembozado y de un permanente marginamiento, a pesar de la supuesta vigencia de la Ley Nº23.302 de Política Indígena y Apoyo a las Comunidades Aborígenes.
 En este Capítulo se describirá la situación geográfica y lingüística del quichua santiagueño, con información actualizada hasta 1992, y se proporcionarán algunos datos históricos sobre su entrada y difusión en Santiago del Estero.
 
SITUACION GEOGRAFICA

 El quichua santiagueño es una de los dos variedades dialectales quechuas que se hablan en la República Argentina [2] y su distribución territorial cubre la zona central de la Provincia de Santiago del Estero con una prolongación hacia el norte siguiendo el curso del Río Salado. Pertenece a la rama del Chinchay Meridional del grupo QII [3] o Huámpuy en la clasificación de los dialectos quechuas (v. Cuadro Nº 1). 
  Santiago del Estero, con una superficie de 136.531 km2 , forma parte de la región denominada Noroeste Argentino (NOA) junto a las provincias de Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca y La Rioja. El NOA es una región que se caracteriza por los rasgos lingüísticos comunes a todas las provincias que la componen, que provienen del sustrato quichua y de otras lenguas comarcanas ya extinguidas. [4]Estas provincias comparten además características históricas y culturales que las diferencian claramente del resto de la República Argentina.

 La Provincia de Santiago del Estero se divide actualmente en veintisiete departamentos de los cuales ocho se hallan en plena zona quichua, seis están parcialmente en dicha zona y hay otros seis departamentos en la periferia de la misma con un reducido número de quichuahablantes.
 La zona de habla quichua comprende en su totalidad los departamentos Figueroa, Sarmiento, San Martín, Silípica, Loreto, Avellaneda, Salavina y Atamisqui. Parcialmente y en el centro de la provincia, cubre parte de los departamentos Robles, Capital, Ibarra y Gral. Taboada. La zona quichua se extiende hacia el norte por los márgenes del Río Salado, cubriendo una franja a través de los departamentos Copo, Pellegrini, Alberdi y Jiménez; y también hacia el sur tomando parte de los departamentos Aguirre, Ojo de Agua y Quebrachos.
 Históricamente, siempre se habló de los ‘catorce departamentos de habla quichua'. El folklorista Sixto Palavecino, músico y quichuahablante de reconocida labor en la difusión de la lengua, se refiere a ellos en esta chacarera titulada Quichua rimaqkuna :
 
Llaqta quichua rimaqkuna
chunka taaniyoqmi kanku
atuchaqniysh kikisitun
idyoma quichuap rimanku.
 
Yuyakuyta qallarini
kunan na sapa sapata,
Atamishqui, Salavina,
Robles Avellanedata.
 
San Martinpas Loretopas,
Rivadavia Taboadapas,
Silípica Morenoan,
Sarmientopas Matarapas.
 
Suyachkaychis manaraqchu
wakenqa inam chusachkan,
kaypi yaykun  Capitalpas
Figueroa na chayachkan.
 
Nisusniykish puchukani
tukuypa sutinkunata,
chay departamentos kanku
quichuapi rimaqkunaqa.
de donde se desprende que,  para Palavecino, los catorce departamentos son: Atamisqui, Salavina, Robles, Avellaneda, Rivadavia, Taboada, San Martín, Loreto, Silípica, Moreno, Matará (actual Ibarra), Sarmiento, Capital y Figueroa.
 La mención, por parte de los viejos quichuistas, del Dpto.Rivadavia, ubicado en el extremo sudeste de la provincia, es un indicio de que la zona quichua se extendía, a mediados de siglo, hacia la zona sudeste a lo largo de la franja comprendida entre los ríos Dulce y Salado. Pero la presión del español y el continuo desplazamiento de pobladores fue modificando esta situación.
 Según se deduce de los últimos censos, el sudeste santiagueño fue sufriendo un creciente despoblamiento. Los cuatro departamentos de la punta sudeste: Belgrano, Aguirre, Mitre y Rivadavia, tuvieron su máxima población en 1947 cuando en conjunto sumaban 24000 habitantes. En 1980 sólo alcanzaban 17000 y en 1991, 18412. 
 Las discrepancias que existen entre los mismos quichuistas respecto de los límites de la zona quichua, surgen como consecuencia de no aclarar el período histórico a que se refieren y a los cambios de denominación sufridos por algunos departamentos. Por ejemplo, en una publicación del Alero Quichua Santiagueño, prestigiosa entidad difusora de la lengua, con motivo del décimo octavo aniversario de su fundación, se mencionan los siguientes departamentos quichuistas: Figueroa, Moreno, Ibarra, Robles, Sarmiento, San Martín, Silípica, Loreto, Atamisqui, Avellaneda, Salavina, Alberdi, Capital y Taboada (cf. Alero Quichua 1989: 6). Cabe señalar que algunas fuentes consideran que la zona quichua  incluye también parte de la superficie del departamento La Banda.
 Naturalmente que estas subdivisiones no son terminantes e incluso se prestan para la polémica, ya que los límites geográficos de toda lengua son siempre imprecisos. Debe tenerse en cuenta que la zona de habla quichua se extiende sobre la mesopotamia santiagueña, entre los ríos Dulce y Salado, región en la que históricamente hubo mayores posibilidades para la supervivencia. Sin embargo, en el presente siglo y especialmente en la segunda mitad del mismo, las crecientes dificultades económicas obligaron a muchos pobladores a abandonar sus tierras en busca de mejores condiciones de vida. 
 Precisamente, en los departamentos con mayor tasa anual de crecimiento (Capital, La Banda y Robles) es donde el quichua más terreno cedió frente al español. Esto se explica en parte por el mayor rigor de las medidas tendientes a eliminar el quichua, que las autoridades educacionales implantaron durante décadas a través de los planes de estudio, y también por el hecho de que los sectores dominantes consideran un estigma el hablar quichua, lo que provoca la autonegación de la condición de bilingüe.
 Puesto que el menosprecio hacia quien se expresa en quichua, una lengua considerada vulgar por la cultura dominante [5]conduce siempre a la marginación,  se ponen en marcha los mecanismos de autodefensa por parte del quichuahablante, particularmente de aquel proveniente del interior que debe emigrar a los grandes centros urbanos, quien ocultará su condición de bilingüe y se verá forzado a hablar sólo en español.  (Sigue en Página 2). 
 

 


Home Page            Página 1        Página 2        Página 3         Página 4


Copyright by Jorge Alderetes 1997                                                    e-mail:  adilq@hotmail.com
 Dirección Nacional del Derecho de Autor Registro Nº321854
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 



[1] El término quechua designa en la actualidad a toda la familia lingüística. En la Rep.Argentina se conserva la designación arcaica quichua. (regresa a Texto Principal)
[2] La otra variedad es la norteña, de la cual se dispone de muy poca información. Se sabe que está focalizada en la región de la Puna y Quebrada de Humahuaca, en la Provincia de Jujuy,  y que se encuentra en vías de extinción. Probablemente se trata de una variedad emparentada con el quechua boliviano.  (regresa a Texto Principal)
[3] Dentro de este grupo, en la clasificación del lingüista peruano Alfredo Torero, constituye el subgrupo "C" (variedad Chínchay Meridional) junto a los dialectos de Cuzco, Ayacucho, Bolivia y Norte de Argentina.  (regresa a Texto Principal)
[4] La influencia de otras lenguas aborígenes es innegable, por las tonadas características de ciertas regiones y por la existencia de cierto material fragmentario que no puede ser explicado a través del quichua y que no permite deducir ni establecer filiaciones. Sin embargo, compartimos el criterio de Rumi Ñawi (1992a:  3) de oponerse a que todo ese material sea atribuído a una única lengua: el kakán.  (regresa a Texto Principal)
[5] Refiriéndose a los habitantes del Dpto.Figueroa, María Cristina Biaggi (1992: 35), coordinadora provincial del Proyecto Mujer Campesina del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura, dice: “Todos hablan -además del castellano- quichua santiagueño, aunque los niños están perdiendo esta lengua por la desvalorización que se hace de la misma”.  (regresa a Texto Principal)